La grasa puede afectar el desarrollo del cáncer

El tejido adiposo o grasa puede influir en el desarrollo del cáncer de diversas maneras, dependiendo del tipo de grasa y la ubicación en el cuerpo. Así lo afirman los resultados del estudio de un grupo de científicos de la Universidad de Utah en Salt Lake City en EE.UU.

Esta investigación ha demostrado varias maneras por las que la grasa contribuye a la carcinogénesis, es decir, al conjunto de factores que determinan la aparición y desarrollo de un cáncer. Por ejemplo, la obesidad aumenta el riesgo de inflamación, que durante mucho tiempo se ha asociado con el cáncer.

La relación entre la grasa y la carcinogénesis también depende de la diafonía o las formas en las que las células reaccionan cuando la misma señal es compartida por más de una vía de señalización en dos tipos de células diferentes. Identificar maneras de interrumpir la diafonía podría ayudar a los investigadores a identificar nuevas estrategias de prevención del cáncer.

Para la elaboración del estudio, publicado en Cancer Prevention Research, los científicos realizaron una revisión de publicaciones efectuadas entre 1946 y 2017, buscando estudios que explorasen la diafonía entre tejidos adiposos y carcinomas. Finalmente, encontraron 20 publicaciones que abordaban este tema.

Hay diversos tipos de grasa, cada uno actúa diferente y están presentes en diversas cantidades dependiendo de donde se localicen. Por ejemplo, el estudio señaló que el tejido adiposo blanco se ha asociado con la inflamación, y en pacientes con cáncer de mama, se ha relacionado con un peor pronóstico.

Por lo que, el estudio apoya la importancia de mantener un peso corporal saludable, el seguimiento de dietas saludables y la realización de ejercicio con el objetivo de desarrollar masa muscular magra que ayude a luchar contra el exceso de grasa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.