Sustitutivos del azúcar, ¿sí o no?

La ingesta del azúcar debería ser moderada y oontrolada. Por ello, en muchas ocasiones para evitar su consumo excesivo, optamos por sustitutivos como edulcorantes. Pero, ¿es recomendable su uso?

Lo primero que hay que dejar claro es que existen dos tipos de sustitutivos del azúcar: el nutritivo y el sintético. Por una parte, los edulcorantes nutritivos tienen algún valor nutricional, tienen calorías y son simplemente otra manera de endulzar los alimentos. Un ejemplo de este tipo de edulcorantes es la miel.

Por otro lado, los edulcorantes no nutritivos son los sintéticos que se desarrollan en laboratorios. Pues son precisamente éstos los que puede que no sean realmente beneficiosos a largo plazo por los siguientes motivos.

-Aumento de peso.
Al observar la conexión entre las tasas de obesidad y la introducción de edulcorantes en el mercado, un neurólogo de la Universidad de Yale realizó un estudio acerca de los sustitutos del azúcar y su efecto sobre el apetito. De esta manera, demostró que la sensación de hambre se intensificó considerablemente entre los que usaban edulcorantes.

-Metabolismo interrumpido.
Un profesor de psicología en la Universidad de Purdue demostró, mediante un estudio, que el uso regular de edulcorantes artificiales induce a las personas a comer en exceso e interrumpe su metabolismo.

-Otras enfermedades
Algunos expertos afirman que los edulcorantes creados artificialmente pueden conducir a diversas enfermedades como el cáncer, así como a ralentizar la capacidad del hígado para procesar las grasas.

Por lo que, teniendo en cuenta toda esta información, quizás deberíamos tomar la decisión de ir dejando de usar azúcar o sus sustitutos disponibles en el mercado. Si nos resulta muy difícil, al inicio podemos optar por sustitutos naturales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.