No depilarte no es una moda

No es necesario depilarse. Aunque parezca algo lógico, para muchas personas no es así. Puesto que los estándares de belleza de nuestra sociedad siguen imponiendo modelos de personas perfectamente depiladas. Pero si analizamos las ventajas y desventajas de la depilación, puede que depilarse no sea la mejor opción a tomar.

La depilación, independientemte del proceso elegido para realizarla, es un procedimiento que requiere costes económicos, constancia, y en algunos casos dolor, bastante dolor por cierto. Respecto a las ventajas que ofrece, encontramos una supuesta “mejora estética”, la reducción del olor en el caso de las axilas, y un supuesto incremento de la sensibilidad en la zona de las ingles para la práctica sexual.

Lo de “mejora estética” es algo que debe ir entre comillas puesto que es totalmente subjetivo. Es necesario plantearnos que si desde que nacemos, hubiésemos estado aconstumbrados a ver cuerpos sin depilar, tanto de hombres como de mujeres, es posible que nuestro gusto no fuese el mismo. Por lo tanto, el gusto estético viene en gran parte de la contrucción realizada por la sociedad de éste, y de la misma manera que se crea un canón, se puede eliminar. Por lo tanto, la decisión de si quieres seguir este patrón de belleza impuesto por la sociedad aunque no sea el más conveniente para ti, es solo tuya.

Respecto a la reducción del olor en las axilas, es algo que en caso de que sufras de un excesivo olor corporal puede representar una gran ventaja. En caso contrario, no aporta ningún beneficio más.

Por último, si hablamos de las zonas genitales, es cierto que, en algunos casos pueda favorecer el aumento del placer de ciertas actividades sexuales. Pero ésto no será así si ya posees una gran sensibilidad en la zona, puesto que entonces, la depilación puede empeorar la práctica sexual. Asimismo, es importante recordar que una de las funciones de vello púbico es protegerte esta zona de las infecciones.

En cuanto a las desventajas de la no depilación, encontramos el posible incremento del olor de las axilas, y la más determinante para las personas, la suscitación de críticas por una gran parte de la población. Asimismo, entre los beneficios que aporta la no depilación se encuentran el ahorro, tanto económico como de tiempo, que supone.

Por lo tanto, una vez analizados los pros y contras, queda claro que depilarse o no, más allá de una moda, es una decisión y una postura ante la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.