Tricomoniasis, la ETS de la quizá no has oído hablar

ETS desconocida

La tricomoniasis es una ETS desconocida, una infección de transmisión sexual causada por un pequeño parásito llamado Trichomonas vaginalis. Es considerada la enfermedad de transmisión sexual curable más común.

En Estados Unidos, se calcula que 3,7 millones de personas padecen esa infección, pero solo alrededor de un 30% presenta algún síntoma. Es más frecuente en las mujeres que en los hombres y las personas mayores son más propensas que las jóvenes a tener la infección.

¿Cuáles son sus principales síntomas en las mujeres? Pues, entre ellos, se encuentran el flujo vaginal anormal grueso, delgado o espumoso y de color verde amarillento, que también puede tener un desagradable olor, la inflamación y el picazón alrededor de la vagina.

Respecto a los síntomas de los hombres, se hallan la necesidad de orinar con más frecuencia de lo habitual, secreción blanca y fina del pene, dolor, hinchazón y enrojecimiento alrededor de la cabeza del pene o en el prepucio.

Alrededor del 70% de las personas infectadas no presentan signos ni síntomas. Algunas personas pueden presentar los síntomas durante los 5 a 28 días después de haberse infectado, pero otras los presentan mucho más tarde. Los síntomas pueden aparecer y desaparecer.

Esta ETS se transmite mediante el mantenimiento de relaciones sexuales sin protección o compartiendo juguetes sexuales.

En las mujeres, este parásito infecta principalmente la vagina y la uretra, y en los hombres, la infección generalmente afecta a la uretra, pero la cabeza del pene o la glándula prostática pueden infectarse en algunos casos.

Afortunadamente, si se detecta a tiempo, es bastante fácil de tratar con antibióticos. Si no se trata, la tricomoniasis puede causar algunas complicaciones en las embarazadas, como nacimientos prematuros y bebés con bajo peso al nacer. Asimismo, puede aumentar el riesgo de contraer o propagar otras infecciones de transmisión sexual.