Homofóbicos confunden el arcoiris de Pink Floyd con una acción pro LGTBQ