¿Quieres dejar de atracar la nevera? Es más fácil de lo que crees

Nos apetece comer algo, vamos a la cocina, abrimos la nevera o el cajón y picamos de todo aquello que nos gusta. Es más, comemos tanto que, hasta en algunas ocasiones, se podría considerar como una comida completa. Pero no por los nutrientes o vitaminas que ingerimos, sino por la cantidad de calorías. Puesto que no comemos precisamente lo más sano que tenemos.

Dejar de hacerlo puede costar tiempo, pero si se ponen ganas, esfuerzo y fuerza de voluntad es posible. Para evitar darnos estos atracones, lo primero que tenemos que hacer es no pasar hambre. Saciarnos (pero sin llegar a reventar) durante las comidas principales, y establecer pequeñas comidas de alimentos entre horas. Pero cuando hablamos de alimentos, nos estamos refiriendo a tostas, frutas o pequeños dulces. No todas las guarrerías que tenemos por casa.

Posteriormente, una buena recomendación es cerrar la puerta de la cocina y no tener alimentos fuera de ella. Sí, cierrála, o cierra la puerta de tu habitación. Crear una imagen visual de prohibición puede servir de gran ayuda a la hora de frenar nuestros impulsos más agresivos.

Por último, y como norma fundamental, no compres bollerías, comida procesada o preparada. Puesto que será lo primero a lo que recurras cuando quieras picar algo. Evita todos estos alimentos, y si quieres comprar alguno de ellos, hazlo siempre en cantidades pequeñas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.