Las claves para eliminar el pánico escénico

No importa la profesión a la que te dediques, ni lo mucho que conozcas el tema a la hora de presentar un proyecto ante el público. Puesto que todos, independientemente de ello, podemos poseer miedo escénico, una fobia a hablar ante el público que no podemos controlar.

Las extremidades del cuerpo junto a la voz tiemblan, las pulsaciones de nuestro corazón se incrementan, las manos nos sudan, y deseamos salir huyendo en cualquier momento. Si tú también padeces esta fobia, entenderás de lo que estamos hablando.

Superarla es cuestión de tiempo, sufrimiento y esfuerzo. Pero si vas a tener que hablar ante el público en repetidas ocasiones, es conveniente que aprendas a manejar este miedo. Sin olvidar el hecho de que controlar esta fobia puede ayudarte a mejorar tus relaciones personales.

En primer lugar, debes aceptar tu miedo y hacerlo público. Hablarlo con otras personas le quitará dramatismo, te reforzará y te sentirás apoyado. En este sentido, una vez que lo hayas hecho, comentar tu experiencia a otras personas también te servirá de ayuda.

Respecto al tiempo que vas a tener que exponer, tienes que tratar de no pensar en que es demasiado o que te vas a quedar en blanco. Si el contenido que tienes que explicar es bastante amplio, puedes dividir tu exposición en cuatro o cinco partes que te servirán como guía en caso de que no sepas que decir. Hablando del contenido, siempre debes llevarlo preparado y ensayado en casa. Pero, no se trata de ensayarlo solo una vez, sino varias veces, con la finalidad de estar plenamente seguro de que sabes lo que quieres decir.

Asimismo, hay que tratar de hablar despacio. No es necesario que hables muy despacio, pero es aconsejable evitar ir demasiado rápido para terminar cuanto antes. Puesto que, de esta manera, el margen de error se incrementa notablemente.

Por último, otros aspectos como llegar con tiempo de sobra al lugar al que tienes que exponer, no mirar directamente a nadie del público, contar con un soporte audiovisual y tener algo entre los dedos, son recomendaciones que te pueden servir de gran utilidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *