¿Estamos enterrando a corredores?

En los últimos años, se ha desatado el boom mediático de las carreras populares. Tanto es así, que prácticamente no hay ningún fin de semana en el que no se celebre una prueba deportiva popular en alguna localidad. Por lo que, son muchos los clubes y las empresas, los que han visto una clara oportunidad de negocio a largo plazo por el auge que estas actividades están teniendo en la sociedad. Puesto que, son vistas como muy beneficiosas respecto al tema de la salud, así como muy positivas en relación al tema de la superación personal.

Sin embargo, hay un aspecto al que los especialistas en medicina entienden que aún no se le ha prestado la atención necesaria: las pruebas de esfuerzo. Mientras que en algunos países para la realización de ciertas pruebas deportivas es obligatorio someterse a una prueba de esfuerzo, en nuestro país parece que no se toma lo suficientemente en serio su realización. Pese a que podría evitar muchas muertes. Especialmente entre aquellas personas que no están acostumbradas a la práctica deportiva, pero que, de repente, se proponen completar una carrera de tipo medio.

Respecto a la duración de las pruebas, aunque pueden variar, es posible completar uno de estos reconocimientos en una hora, aproximadamente. Además, si la mayoría de las personas son capaces de realizar un esfuerzo tanto económico como de tiempo en ir a comprarse toda una equipación deportiva completa, ¿por qué no emplear un poco de empeño en realizarnos una prueba de esfuerzo?

Si atendemos a las cifras, en menos de diez años, la cantidad de aficionados al ‘running’ en España se ha multiplicado por tres. De manera, se calcula que hay más de 3 millones de ‘runners’ en España, según los resultados del VI Estudio Cinfasalud: Percepción y hábitos de los corredores y corredoras españoles’. Un informe que pone en evidencia la falta de preparación de los corredores españoles, ya que el 93,3% de runners no toman las medidas preventivas básicas para realizar este deporte.

En este sentido, el 75,1% no se han realizado nunca una prueba de esfuerzo, el 86,2% no sigue un plan de alimentación adaptado a su práctica deportiva de manera regular, y el 77% de los corredores tampoco siguen un plan de entrenamiento regular. Aunque, más es más sorprendente aún que casi la mitad de los corredores (48,5%) no realice ejercicios de calentamiento y estiramiento previos y posteriores a la práctica deportiva.

Por lo que, tanto si corres como si estás pensando en hacerlo, ten en cuenta los riesgos que conlleva y prepárate adecuadamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *