El running no es tan bueno como lo pintan

En los últimos años se ha convertido en el deporte de moda. Tan solo hace falta revisar las cuentas de Instagram de los personajes populares para darnos cuenta de que correr es tendencia. Bueno, el yoga también pero ése es otro tema.

Aunque es innegable que la práctica de ejercicio físico presenta múltiples beneficios para la salud, en algunos casos también puede acarrear diversos problemas. En el caso del running, se trata de una práctica que fomenta la elasticidad de las arterias, disminuye la presión arterial,reduce los niveles de colesterol, aumenta la circulación sanguínea, moviliza el sistema digestivo y ayuda a que el metabolismo sea más eficiente.

Respecto a los problemas que puede ocasionar se encuentran: el desgaste de las articulaciones (rodillas y tobillos), la producción de daños en la zona lumbar de la columna vertebral, un mayor riesgo de padecer arritmia o problemas coronarios y la adicción que esta práctica genera, ya que provoca alcaloides similares a los opiáceos y a los derivados del cannabis.

Asimismo, factores como llevar un calzado adecuado, acudir al médico de cabecera para hacernos una revisión con una periodicidad frecuente y practicar este deporte de forma controlada, pueden ayudar en gran medida a reducir los problemas anteriormente descritos.

Por lo tanto, que no te engañen. Pese a que pueda parecer muy saludable y apetecible, (sobre todo con los conjuntos deportivos que patrocinan estas publicaciones), el running es una actividad agresiva para nuestro que cuerpo y requiere algunas precauciones. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *